Puebla de los Ángeles…y de las putas


Una vez más la iniciativa ciudadana se hace presente en espacios públicos, el pasado domingo 26 de junio fue el Zócalo testigo de un movimiento que podría perturbar muchas conciencias en una sociedad en donde las mujeres libres y decididas son tildadas de fáciles y de putas.

¿Qué es #lamarchadelasputas?

La denominada “Marcha de las putas” es un movimiento que comenzó en Canadá; “Slut Walk”, en la que la mujeres de aquel país decidieron salir a las calles a exigir respeto al libre ejercicio de su sexualidad y de vestir como les venga en gana, sin que ello sea una invitación al acoso y la agresión.

La iniciativa para realizarla en México fue de Minerva Valenzuela (@ladelcabaret) quien por medio de las redes sociales convocó a miles de mujeres que marcharon en la Cd. de México el pasado 12 junio para poner un alto a la violencia sexual de la que según cifras de la Secretaria de Salud federal 120 mil mujeres son víctimas anualmente.

Aquí en Puebla los responsables de la convocatoria fueron el #contigentepue la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos y el grupo feminista de Las bigotonas, quienes durante el acto realizaron una serie de performances en los cuales  mostraron su indignación por la violencia hacia las mujeres, las consignas “No quiero ser la mujer de tu vida porque soy la mujer de la mía” y ” Me visto como quiero y me desvisto con quien quiero” se escucharon entre la multitud.

Se instaló “el muro del desagravio” en donde las asistentes plasmaron sus experiencias de acoso y de las veces que han sido llamadas “putas” por su forma de comportarse y de vestir.

“Estoy harta de no poder usar minifalda porque me gritan cosas en la calle” decía un papelito pegado al muro, otro relataba como hasta los policías -quienes se supone deben cuidar el orden público- les gritan “sabrosas” a las chicas con breves atuendos.

No es NO

El movimiento también es para hacer conciencia del las mujeres y su derecho a elegir cómo, cuándo, dónde y con quien estar, que si se decide no consumar el acto sexual “no es no” que no se malinterprete una minifalda como una provocación y una invitación a la agresión, que en menor de los casos es una frase cargada de lascivia, una mirada insultante o en ocasiones llegar a la violación bajo el pobre argumento machista de “ella me provocó”

Categorizado en: CiudadDestacadoPeaton por PueblaReseñas

Palabras Clave:

Autor: Reportera de tiempo completo y heroína local de ocasión. Una revista tuvo el tino de decir que soy una "tuitera poblana del momento". Mintieron.

  • Puebla me gusta!

  • Google+

  • Twitteros dicen: