Redes Sociales
[adrotate group="14"]

Historia

Leyendas de Puebla: El niño panteonero de Momoxpan

  •  
  •  
  •  
  •  

Y las leyendas de Puebla están de vuelta por ello les compartimos las recopilaciones de estos relatos que plasman en su libro Leyendas de Puebla los Maestros Salvador Mómox Pérez y Roberto Vélez de la Torre. De ahora en adelante te aseguramos que Momoxpan te va atraer aún más con este relato:

El niño panteonero de Momoxpan.

Hubo un tiempo en que se escuchaba por doquier el relato de la aparición de seres escurridizos que tan pronto aparecían en los cuartos y patios de las casas de Momoxpan, desaparecían en un abrir y cerrar de ojos.

En otras ocasiones, se escuchaba el arrastrar de cadenas o hierros muy pesados, lo que resultaba incomprensible para los pobladores. A lo anterior se agregaba, que en ciertas partes del propio piso de tierra a veces emergían pequeñas flamas azules, lo que les hacía casi morir de miedo a los momoxpenses de aquella época.

Un día a la niña llamada Guadalupe Xómitl de escasos seis años, quien se distinguía por su inocencia, de pronto se encontro con un niño de aproximadamente cinco años de edad, vestido con taparrabo y huaraches.

Momentáneamente Guadalupe quedó como petrificada por la apariencia de este infante. Recobró un poco la tranquilidad cuando este le pidió ver la forma que rascase exactamente abajo del lugar donde ella tendía su petate para dormir.

Intrigada por la petición la niña le preguntó:

– ¿Cuál es la razón de esta petición?

A lo que contestó el niño:

– Mis padres están enterrados ahí y no descansarán hasta en tanto sus restos sean llevadoos a un lugar sagrado.

Y luego agregó:

– ¡Existe mucha gente enterrada en varias partes de la población! Todo esto como consecuencia de las agresiones de los inhumanos conquistadores contra mis hermanos indígenas.

No soporto más Guadalupe, como era muy sensible, cayó desmayada.

Desoués de otras apariciones, la niña desmejoró mucho y cayó gravemente enferma. En sus desvaríos relataba a sus familiares lo que sufría. Pocos días después murió.

Estos fatales hechos se sufrieron en otras casas cuyos vecinos se convencieron de que efectivamente en varios lugares de Momoxpan hay restos de seres que por no estar en un camposanto sus almas no encuentran descanso.

Con el paso de los años al ir remodelando sus casas los habitantes de esta población han encontrado cadáveres de personas, que pertenecían seguramente a los antiguos momoxpenses. Como corresponde a la tradición actual todos estos restos recibieron posteriormente cristiana sepultura.

En otros casos los restos sólo eran polvo, que se mezcló con los materiales para construcción de las nuevas edificaciones.

Fuente: Libro Leyendas de Puebla
Autores:
Salvador Momox Pérez
Roberto Vélez de la Torre
Edición 2004
páginas 88, 89, 90.

Comentarios con Facebook:

Y tú ¿ya eres Puebla? Tu portal preferido del estado y la capital poblana. Síguenos en twitter: @yosoypueblacom

6 Comments

6 Comments

  1. Rafa Huerta

    28 septiembre, 2011 at 20:19

    esta leyenda me parece muy interesante dado que en alguna epoca de mi vida anduve rondando en esa poblacion y adecir verdad si llegaba a percibir un frio distinto por las noches

  2. Petronila Roberto

    6 septiembre, 2013 at 22:30

    Pues esta leyenda se me hizo muy haytuitrdghjklnvvcsawquhbbf debido a que gghaksurwuq12773ggsjmnbvxnnzjhao. Gracias por leer mi comentario!! c:

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Anunciantes

Lo más Leído