Leyendas de Puebla: El dragón del exconvento de Zacatlán
Historia

Leyendas de Puebla: El dragón del convento de Zacatlán

Puebla tiene fascinantes leyendas a lo largo del estado, todas interesantes y en cada recorrido conoces una nueva. En la última visita del equipo de Yo Soy Puebla a Zacatlán, una chica de una tienda de vinos nos contó parte de una leyenda que habla acerca de un dragón que vive debajo del ex-convento; algo increíble ya que es en este lugar donde se inicia la construcción de los primeros edificios para la fundación de este pueblo mágico.

Cuando se estaba construyendo el Convento, un indígena informó a los frailes sobre la existencia de un gran animal que antes de la llegada de los españoles había puesto en continuo jaque a los nativos de los contornos, habían intentado cazarlo varias veces, pero nunca lo pudieron lograr. Tanto fue así, que les infundió un gran respeto a tal grado de ser considerado como un animal sagrado.

Los frailes, aunque un poco escépticos, se dispusieron a atrapar a la bestia, conllevados por el entusiasmo de los nativos zacatecos, a lo que se dispusieron prontamente.

Y dicho y hecho, logrando atrapar con vida al enorme animal, los frailes se quedaron pasmados, maravillados ante la increíble y fantástica que les resultaba aquella extraña criatura, creyendo entonces que era obra del diablo.

Cuenta la conseja popular, que se dispuso en algún lugar de la iglesia del convento un sitio acondicionado especialmente, y que en un principio fuera una atracción para propios y extraños, que venían atraídos por la noticia de su captura. Los años fueron pasando y alrededor de la gran bestia se fueron tejiendo una de las más singulares leyendas que subsiste hasta nuestros días.

Cuando se atrapó al enorme saurio y llevado a los supuestos sótanos de la iglesia del convento, se hicieron cargo de este los frailes, que un principio se habían rehusado cuidarlo. En un principio permitían ver al dragón y ya era conocido de todos, pero al ir pasando el tiempo, ya no permitieron ver más a la bestia, pues argumentaban que era producto de las maquinaciones del demonio para desviar a los nativos de su naciente creencia religiosa, y añadían, que el que lo llegará a ver, condenaría su alma al fuego eterno de los abismos infernales.

Nos cuenta la leyenda, que había determinados momentos en que los encargados de la custodia de éste, desaparecían bajo las galerías o sótano que supuestamente existen bajo el piso de la iglesia del convento, y no se sabía nada de ellos hasta pasados algunos días en que volvían aparecer, dedicándose por completo a sus actividades cotidianas.

Estas extrañas desapariciones de los frailes se hicieron sospechosas a los ojos del pueblo y algunos los asociaban con extraños ritos dedicados al diablo, otros que para purgar quien sabe que negros pecados, más otros; les daban poca o ninguna importancia al misterio de los frailes.

Un día, cuando bajaron a las galerías como era su costumbre, sucedió que hubo un temblor que sólo afectó paradójicamente a la iglesia. Los frailes aparecieron más pronto que de costumbre y con los semblantes descompuestos. Al preguntarles el porque de su espanto, la contestación que recibieron de aquellos no fue menos que terrible. Pues parece, y así se cuenta hasta nuestros días por la conseja popular, que en la época de la construcción del edificio, cuando se se atrapó al dragón, se le tuvo que buscar un espacio, y que fue precisamente bajo los cimientos del mismo, siendo entonces imposible sacarlo posteriormente, por lo que se optó, para que no muriera, alimentarlo lo mejor que se pudiera, por que si el animal fallecía, el hedor sería tan insoportable, que el lugar sería considerado como maldito.

Ahora, en su prisión, el terrible dragón sé había enfurecido por la fatal hambre que tenía. Ellos sabían, que el motivo por el cual desaparecían bajo el piso de la iglesia era para alimentarlo, y así, calmada su hambre, con su furor no hiciera derrumbar el edificio. Pero aquel día en el que habían bajado, el animal estaba furioso y trató de atacar a los guardianes, pero estos escaparon milagrosamente de sus garras, pensando que con su terrible fuerza haría caer totalmente al edifico, sepultando a todos los que ahí se encontrasen, y sin siquiera poder rezar por la salvación de sus almas, condenada tal vez, al crepitante fuego de los infiernos.

Se cuenta, que desde aquel día se redoblaron los diezmos a la población zacateca que consistía principalmente en aves de corral, y toda una serie de animales domésticos y silvestres, y todo esto iba a parar a la boca del dragón. Fue así como se volvió a someter al enorme animal antediluviano, que por alguna casualidad había prolongado su existencia hasta la Era Cristiana. Al contener al monstruo en su hambre insaciable, jamás intentaría escapar de la prisión en la que se encontraba.

Y se cuenta, con temor supersticioso entre la gente de nuestro pueblo, porque el día en que se dejase de alimentar al monstruo la iglesia desaparecería y de entre sus ruinas emergería terrible y amenazador ¡el dragón del convento!.

Y por supuesto, hubo personas que no creyeron en el supuesto dragón y su terrible existencia, ya que suponían que era una astuta y bien urdida mentira planeada por los frailes para atener atemorizados a los indígenas de la región y que aun se mantenían fieles a sus antiguas creencias para obtener de ellos su conversión al cristianismo, y los alimentos necesarios para su propia subsistencia, ya que algunos aun eran hostiles a los hispanos, manteniendo en continuo jaque a estos, y su único refugio era el convento, pero con esta burda mentira, tenían de ellos lo que querían.

Los franciscanos se mantuvieron en pie por mucho tiempo con los que los indígenas les entregaban ingenuamente.

Fue así como tuvo vida el dragón o viborón, como algunas personas le llamaron al supuesto extraño y terrible animal antediluviano.

Hasta hace poco y que algunos recordarán aún, que siendo cura de este lugar el señor Aurelio Toriz Mendoza, existía atrás del Altar mayor de la iglesia del Convento, un pasaje secreto que según se dice, se comunicaba con la iglesia parroquial.

Probablemente este pasaje que pasaba por debajo del piso de la iglesia y que era sólo conocido por los curas, fue ocupado en épocas aciagas de nuestra historia local para protegerse y huir de los constantes ataques de grupos subversivos que tenían en jaque a la población como lo fuera durante la independencia, la Guerra de Tres Años y la revolución Mexicana.

Se cuenta también que en este pasaje, que desembocaba en un gran espacio libre bajo la iglesia y que era donde estaba el dragón, teniendo bajo su cuidado un fabuloso tesoro acumulado por los conquistadores españoles que se dejaron venir en avalancha por toda esta vasta región norte, cayendo como aves de rapiña, siendo alimentado con todo lo que requisaban a los indígenas que poblaban este lugar de la sierra poblana.

Este pasaje que iniciaba detrás del Altar Mayor fue bloqueado durante el tiempo que tuvo a su cargo en esta parroquia el presbítero Roberto Espinosa.

Pero la leyenda del dragón, cierta o no, acecha aún en la mente popular, pues el día en que se deje de alimentarlo, las paredes de este hermoso edificio colonial; orgullo de nuestra historia zacateca ¡dejará de existir!

Foto de portada de Flickr con licencia de atribución Creative Commons del usuario: Catedrales e Iglesias
Fuente de la leyenda: zacatlandelasmanzanas.com.mx

Comentarios

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

X

Desarrollado por impulsos.net impulsos.net